Por fin me veo

Guardo las palabras que se me van cayendo en los bolsillos del abrigo. De vez en cuando me dejo algún verbo a medio camino de vuelta a casa, saco las llaves y un punto y final se convierte de repente en una frase a medio acabar; siento que pierdo algo al entrar por la puerta, tardo un rato en ponerme el pijama, tengo la cartera, pero algo me he dejado; soy incapaz de recordar el qué.

Por las mañanas busco en el diccionario palabras que se me han olvidado, las acaricio con cariño, como viejas amigas, susurro su nombre y repito tres veces ‘perplejo’, :perplejo’, ‘perplejo’. Ayer le tocó a difuminar el turno. Me paso horas conjugando verbos, paladeo las eles, las emes, me escondo tras tímidas íes con un puntito, o con tilde, o cuando estaba en el instituto y me gustaba el chico de al lado, con corazoncitos.

Me encuentro ahogados versos, a las 8 de la mañana cuando paseo, borrachos de vino en las aceras, frases apelotonadas y dichas de prisa, las recojo, las traigo a casa y les caliento un poco de sopa.

 

Me visto con todas las rimas que encuentro, asonantes y consonantes, y siento el cuerpo pesado, que por fin estoy, que por fin me ven, que por fin me veo.

 

 

  @ninfulx

Foto: Photo by Toa Heftiba on Unsplash

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: