Un suspiro con sabor a tierra húmeda

Un minuto más para las diez.

Aún recuerdo el día en que me suplicaste que no fuera,

que dejara al destino el trabajo de los dioses,

que no me inmiscuyera en lo que a mí no me afectaba.

Pero fui. Fui, y esa fue mi perdición.

 

Ahora, pálida como la piel de la luna,

enterrada sin entierro en las sombras del recuerdo,

tiemblo por dentro de pensar que sigo viva

aunque ya no sé por cuánto tiempo.

 

Un suspiro con sabor a tierra húmeda,

a muerte. Como todo en este maldito agujero.

Apenas veo entre la tiniebla de mi temor

y la oscuridad que me rodea.  Alguien se acerca.

 

Cierro los ojos. Nada.

Sólo el latir de mi corazón.

Suspiro. Creo que entra aire.

El gruñido de un hierro viejo y–

.

.

.

Nada más.

 

 

@elennaa_24

Facebook: Elena Solé

Foto: Martin Collazos en Flickreditada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: