Crepitan en la hoguera tres luciérnagas

Crepitan en la hoguera tres luciérnagas,

debe oírse como a medio kilómetro.

Tiene gracia: se lanzaron impávidas

a alimentar las llamas con sus ánimas.

 

Remuevo las brasas sin mucho ímpetu.

Juzgo el sacrificio con gesto ímprobo.

¿Acaso no soy yo igual de efímero?

Sobra tiempo de reflexión al náufrago.

 

Chisporrotea el fuego con estrépito

y caigo: otra vez haciendo cábalas

sobre la vida y su sentido último;

sobre que me siento solo, no único.

 

Tiene gracia: otra vez confesándome,

otra vez dudando si hacerlo público.

Golpea el viento y en el pecho un pálpito:

me marcho, se han consumido las llamas.

@patxiforonda

Foto: ARendle, de Flickr.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: